sintaxis.  puntos. una explosión de puntos en el espacio no hacen una constelación, sin embargo una trama de las coincidencias proyectadas sobre estos puntos arman una estructura más generada por nuestra cabeza relacionadora que por los puntos mismos y nos medicamos así una anestesia a lo desconocido para tranquilizarnos, al menos por un rato.

​

el otro.  alicia al permear el espejo entra al revés, ese mundo que es el mismo mundo extrañado, invertido, el espejo se transforma en un límite, una función donde se realiza la operación de pivote de la realidad, la de alicia por supuesto. un límite es una línea, una línea de paso, de cambio, una función que opera sobre nosotros, sobre nuestro dibujo. una línea contiene dentro de sí, a la vez excluye fuera de sí, pero también la línea delimita.

​

operaciones. un dibujo se extiende en su propio espacio, ese dibujo puede invertirse de cuatro maneras radicales (aquellas ampliamente desarrolladas por la música, versión, inversión, retrogradación e inversión retrógrada) y de infinitas gradaciones entre ellas (inversiones angulares). estas operaciones las he aplicado en la totalidad del dibujo o en partes de ellos, a través del pliegue, repliegue y despliegue.

​

espacio.  la obra requiere de un espacio, ese espacio define el modo que el cuerpo se enfrenta a ella y opera sobre nosotros. nuestra relación con el tamaño, la distancia con la obra también es una operación, el espacio íntimo es un espacio más abstracto, se habita más en la cabeza, las cualidades son más definidas, las texturas tienden a ser más finitas. el espacio cobijado se habita desde el cuerpo sometido a lo contenido, aparecen las referencias, se mete lo externo en la obra. el espacio exterior no puede ser abstraído, es el de la inmensidad, la desmesura, lo inconmensurable.

​

forma.  es acaso trabajar con la forma un formalismo?

si nos quedamos en el aspecto, lo superficial de la obra, la respuesta obviamente sería que sí.

pero si múltiples artistas, con los más diversos planteamientos trabajan con la forma como vehículo de pensamiento, no estaremos aplanando las cosas?

cuando deliberadamente uno se salta el aspecto de predica, panfleto o mensaje en una obra particular o en el desarrollo de toda la obra personal, no es porque no tenga nada que decir. todos tenemos algo que alegar. esa opción de silencio también habla, pero y qué dice?

​

más allá de clichés y citas, el tema de una obra es el espectador con toda su carga que la experimenta, revive sus procesos productores y genera experiencia de obra. esta experiencia finalmente genera interpretaciones, etiquetas, predicas y libros completos y a veces no genera nada. una obra debe poder experienciarse en todos los niveles, porque “quiere decir lo que dice, literalmente y en todos los sentidos”.

​

jorge young 

enero 2016

soma

de la sintaxis

obra

pintura

instalaciones

escena

diseño

©2018 jorge young